efecto inflacion sector fundacional
May 9, 2022

¿Doble Efecto de la inflación en el sector fundacional? ¿Por qué?

La inflación es una realidad transversal que afecta a todos los niveles sociales y empresariales.

La realidad es que estamos en año récord de inflación, entorno al 8,4% y lo que parecía coyuntural empieza a apuntar a estructural y será más elevada de lo deseada, unido a la particularidad española que hace que sea más abultada que los países de nuestro entorno.

Venimos de años en que los bajos tipos de interés y una inflación muy baja, hacia que, ante la ausencia de alternativa patrimonial conservadora, no hacia detraer nuestro poder adquisitivo apenas ya que costaba levantar esa ansiada inflación por parte del BCE a través de estímulos económicos (esa tan esperada inflación del 2% que como objetivo se marca el regulador europeo).

La realidad ha cambiado y el sector fundacional no solo no es ajeno, sino que le afecta por diversas vías, y más traumático es todavía cuando su contribución social es tan necesaria especialmente en entornos de desigualdad, trataremos de sintetizarlo.

El donante

  • Por un lado, el donante (del que se nutre en muchas ocasiones las fundaciones) ven reducida su renta disponible, y queramos o no, las donaciones se ven reducidas en términos globales.
    • Hagamos un ejemplo; si un donante ve reducida su renta disponible, tiene dos opciones, o no realizar la donación o en el mejor de los casos reducir porcentualmente la donación en base a la inflación. Si un sujeto donaba 100 euros ahora donará 91,6 euros si puede donarlos).

El coste de los fines fundacionales

  • Por otra parte, el coste de los fines fundacionales que realizan las mismas se ve afectada por la inflación con la que debe atender a las mismas actividades que realizaban con un mayor coste, lo que la obliga a realizar más esfuerzo.
    • Supongamos que una fundación destina 100 euros en becas, ahora debe destinar 108,4 euros

Las fundaciones

  • Aquellas fundaciones más avanzadas en la gestión de sus recursos podrán atender mejor sus necesidades si tienen establecidos en sus códigos de conducta y en sus políticas de inversiones una regla de gasto, que haga que puedan disponer de recursos con independencia del entorno en que se encuentre.Una gestión profesional de los recursos son la mejor receta para estos entornos negativos y en los cuales no queremos que el sector fundacional deje de desarrollar su actividad o se vea reducida.
    • Podríamos resumir que deben realizar mayores esfuerzos con menores recursos, lo que afecta negativamente a su gestión y a la implantación de los fines fundacionales. Les cuesta un 17% más sacar adelante su actividad, que lo habitual es, o que consuma recursos de su dotación fundacional para sacar las actividades adelante, o realizar menos actividades.

Ante este escenario consideramos aconsejable sino imprescindible que las fundaciones a través de una buena gestión endowment, sean eficientes y puedan ser independientes para sacar adelante sus actividades. Esa previsión a largo plazo y en la que tanto hincapié hacemos desde Diaphanum, especialmente desde la planificación y los códigos de conducta hace que los objetivos y la responsabilidad para con la sociedad y con los beneficiarios se perpetúe en el tiempo.

Profesionalizar la gestión nos ayuda a enfrentarnos a momentos adversos para el sector fundacional, como el actual, y nos ayuda a paliar el efecto negativo de la inflación.

 

Carlos Ribá Segade

Ignacio García-Blanco Lope-Garnica

¿Hablamos?